Dani, un llanerense de altura

 

Aunque lo suyo, entre otras cosas, es medir los tiempos, le gusta pasar el suyo, el que le deja libre su trabajo en la Dupont, en el entorno que le vio nacer y crecer, el de Agüera. Daniel García Álvarez,  Dani,  sí que es un llanerense que conocía Los Covarones antes del “boom turístico” que viven ahora estás caprichosas formas kársticas del Tuernes.

Dani nació en familia ganadera en La Granda, pero pronto tuvieron que abandonar aquella casería para ir a vivir con sus abuelos mientras construían la casa de Agüera. Del colegio de San Cucao pasó al Instituto de Llanera. Allí empezó su relación con el atletismo. Le animaron a cubrir una baja en el equipo. Primero, campo a través. Luego, largos entrenamientos en el polideportivo de Posada. Sus tiempos no eran nada del otro mundo, pero Daniel tenía afición, ganas y una pandilla de amigos que perdura en el tiempo. Sus entrenadores decidieron que lo de Dani era claramente la altura, y consiguieron que hiciese muy buenas marcas en juvenil. Pero para seguir progresando tenía que ir a Oviedo a entrenar. Una difícil elección: estudiar o entrenar, Llanera y su gente, u Oviedo….

Dani optó por seguir estudiando. Completó su formación en Noreña en automoción, pero sin abandonar el atletismo. Ya que la competición activa no iba a ser posible se hizo juez de la Federación Asturiana de Atletismo, y tiene la máxima categoría a nivel nacional. También es asambleísta de la federación de atletismo, juez de la misma federación y de nacional, miembro de las juntas directivas del comité de jueces territorial y del club local “Llanera Atletismo”…. y además organizador.

Hace cinco años se aventuró a poner en marcha Cronelec, que empezó como un servicio de cronometraje en carreras y hoy en día organiza eventos deportivos. Cronelec es la suma de su pasión por el deporte, su curiosidad por la electrónica y su formación ampliada tras quedar en paro en la anterior crisis. En ese impasse entre su trabajo en concesionarios de automóviles y entrar en la Dupont, estudió instalaciones electrotécnicas.

Llanera Go Market Dani
Dani, San y Leyre

Vive en Posada junto a su pareja, a la que ya conoció en su juventud en Agüera, y su pequeña Leyre, de casi un año. Es más de casa en el pueblo que de piso en Posada, y en ello andan. Pero sin abandonar Llanera. Está orgulloso de ser de Llanera y de lo que el concejo ha conseguido.

Su tía y madrina, Susi, junto a su madre, Carmen, se encarga de su cabeza. No solo de asentar una tan inquieta como la de Dani, que no termina con una cosa y ya anda en varias más. Regentan la Peluquería Susi. Y desde ahí comienza Dani a reflexionar sobre algo que extrañamente aún no había pasado por su cabeza: la gran presencia del comercio y la hostelería de Llanera en su vida.

Habla de Rosi de Parquesol, de Rafa y Horacio del Sirocco, recuerda como desde pequeño comía en Mayte, de lo mucho que Sheila – Fisioterapia SPH-, y su equipo le ayudan a mantenerse en forma, y de los extraños encargo y fuera de hora que le hace a Gus, de Tutti Gus. Pero también de Dental Llanera, de Los Molinos Rotulación, de Serphys fisioterapia o de la Academia Lucía.

Será por eso, o por el silencio de sus paseos por Agüera, o por el ambiente deportivo de Llanera, o por todo eso y mas junto que Dani sigue recomendando vivir en Llanera. Se siente un privilegiado, por su familia, por su trabajo por vivir aquí. Por eso reconoce que la pandemia y el parón en sus actividades extra laborales le han dejado mucho tiempo para pensar y reflexionar. Pero reconoce que hay la parte “mala” en dejar pensar a una mente inquieta: que aparecen nuevas ideas. O sea que preparémonos para ¡el regreso de Dani!

Llanera Go market comercio local Asturias
En la San Silvestre. Ya van muchos años ligado a ella, primero como atleta, luego como colaborador y desde 2015 prestando servicios como Cronelec

 

 

 


¡Síguenos en FB, y en Instagram!

Y si tienes un negocio en Llanera, regístrate aquí