Julia y Hodei, y la tierra madre

Llanera Asturias ecofeminismo ecologia rural

Decía Séneca que para saber algo no basta con haberlo aprendido. Julia y Hodei ya aprendieron mucho a pesar de su juventud y quieren saber más. Los unió un Máster de Ecología de la Universidad Autónoma de Madrid, y unieron raíces asturianas. Ella con familia en Villaviciosa, es ingeniera del Medio Natural, ahora trabaja en Palencia. Él, vasco, con familia en Llanera y Las Regueras, es biólogo, aunque ha trabajado como camarero e hizo un curso de pastor. Ambos, los dos, son ya Gente de Llanera.

Hodei y Julia además de estar aprendiendo, quieren. Quieren volver a la tierra de la que vienen, y aportarle amor y conocimiento. Llanera se impuso a otros destinos. La casa de la abuela de Hodei en Piñera, El Castañeo, es el sitio sobre el que quieren desarrollar un proyecto de vida muy vinculado a su formación en las Ciencias Naturales.Llanera Ecofeminosmo Asturias

Tierra madre, heredada, vigilada por un viejo castaño, en la que asentar ideas que salen a borbotones de un gran entusiasmo aunque con medida prudencia. No es fácil volver a dar vida a la casería familia, al horru, la cuadra, la tenada, el gallinero y la cochiquera. Lugares que atesoran tiempo parado en aperos y cacharros. El tiempo, no saben cuánto. No tienen muy clara la fecha de construcción de la casería. Quizás finales del XIX o principios del XX. Igual Chema, El Ferreru, pueda echarles un cable en esto. La historia que se recuerda es que en la casería nació su abuela, vivió su tía abuela, y creció la madre de Hodei.

Ahora toca recuperar historias y poner otras que lo serán en marcha. Ovejas que Hodei maneja, para obtener leche y lana, y hacer yogures, cuajadas y quesos. La cuadra pronto, esperemos, tendrá ganado que más que para producción directa, será el centro de un plan de Educación Ambiental. Julia está obteniendo la titulación para poder dar clases de yoga, y en alguno de esos espacios pronto, esperemos, habrá esterillas y un silencio renovado.

Avanzan poco a poco en el proyecto, con limitados recursos y pensando muy bien cómo invertirlos. Quieren mantener las señas de identidad de la casería, y se apegan a lo local . Ambos consideran que es importante entender al ser humano y la sociedad en su conjunto con organismos enclavados en un sistema natural con el que establece una relación de interdependencia. Defensa de la Tierra, que es madre, como las suyas que pertenecen a estas tierras. Por eso, quieren seguir formándose en estos ámbitos de interrelación con lo rural, en los entornos de la aldea y ecofeministas. Y aprender de los saberes y usos tradicionales para seguir trasmitiendo esa cultura popular y que no quede en el olvido. Por eso también en su opción de vida se encuentra el consumo de cercanía y el comercio local.

Mientras el proyecto va cogiendo forma, y Gau (Noche en Euskera), el cachorro de pastor ,inicia su aprendizaje, se empapan de Asturias, recorriendo y conociendo, y sobre todo profundizando en las raíces de Julia, en Sietes (Villaviciosa) y en las de Hodei en Premio (Las Regueras). Unas raíces que vuelven a revivir en Llanera.

Llanera ecologia Asturias ecofeminismo

¡Síguenos en FB, y en Instagram!

Y si tienes un negocio en Llanera, regístrate aquí